¿Y el sacudón?

Llevan más de cuarenta días ocasionando destrozos, pero la guarimba terrorista languidece, reduciéndose a focos bien específicos de la capital y otras grandes ciudades del país, como Maracaibo, Valencia y Mérida, entre otras.

Los cabecillas de Voluntad Popular y Primero Justicia, es decir, Freddy Guevara y Julio Borges, respectivamente, han vuelto a utilizar a su militancia como carne de cañón para desatar la violencia terrorista, confiados en que esta vez sí el gobierno del presidente Maduro sería derrocado.

Como no son originales en nada, apelan a la mítica fecha del 27 y 28 de febrero de 1989, para buscar un quiebre histórico que les abra las compuertas de una nueva era, donde ellos tomarían el control del poder político y de las demás instituciones.

Por eso claman, dese hace ya varios años, por una chispa que encienda la pradera. No obstante, la gran diferencia entre aquella turbulenta Venezuela de fines de los 80s y la actual, es que el malestar contra la cúpula adeco-copeyana que gobernaba el país sí era generalizada y espontánea.

En esos años no existían mercenarios cobrando Bs 300.000 para “guarimbear”, ni mucho menos había que sobornar militares con un pago de US$ 2.000, para que se sublevaran contra un sistema corrupto y excluyente hasta la obscenidad. En el llamado Caracazo una masa de pueblo tomó los comercios por asalto en busca de comida y CAP (II) ordenó una masacre. Más de 3.000 muertos en apenas tres días de protesta.

En 2017 Borges y Guevara han complementado la estrategia de guerra económica financiado el terror, para efectuar saqueos planificados con bandas criminales, ataques a centros médicos y de distribución de alimentos, así como trancazos exasperantes. Han mandado a sus seguidores a jugar con excremento y a desnudarse, han matado a su propia gente (lamentablemente van más de cuarenta), pero siguen sin alcanzar su objetivo principal. Entonces, cabe la pregunta: ¿y el sacudón?

Autor: 

Daniel Córdova Zerpa

Periodista, Chavista, Bolivariano y Patriota. También: llanero, rebelde, alzado.