EL PRECIO JUSTO NO EXISTE EN UN RÉGIMEN CAPITALISTA

POR 3ra. VEZ SEÑOR PRESIDENTE: DEROGUE EL DECRETO 2.092

Con el debido respeto me dirijo a usted señor Presidente Nicolás Maduro Moros para exigirle (ya se lo suplique) que por caridad de Dios, derogue el Decreto Presidencial causante de toda la tragedia económica que estamos viviendo y que puede dar al traste con todo lo que hemos logrado durante estos 18 años de lucha Revolucionario iniciada por nuestro Comandante Eterno. Mire que: MIENTRAS NO SE DEROGUE LA LEY DEL PRECIO JUSTO, LA CULPA SERÁ DE MADURO

Recuerde Presidente mi primera solicitud: PRESIDENTE MADURO: ¡DEROGUE EL DECRETO 2092 YA! 

Sin querer faltarle el respeto a la majestad presidencial, me dirijo a usted, con la finalidad de solicitar derogue el decreto 2.092, que por Ley Habilitante y en uso de sus facultades constitucionales emitió con fecha: 12/11/2015 y publicado en la G.O. No. 40.849.

Allí traté de demostrarle donde estaba el meollo del asunto y del porque los empresarios capitalistas juraron destruirlo: Usted se metió con los "coroticos del pesebre" y además desarmó nuestro discurso socialista pues: "Si se adjetivara al PRECIO con la categoría de JUSTO, consecuencia lógica del resultado de la OFERTA y la DEMANDA, estaríamos valorando a todo el Sistema Capitalista como "JUSTO" y eso no es más que una Infamia."

Usted Presidente, aumentó 16 veces el Salario Mínimo durante sus cuatro años de gestión y los empresarios aumentaron durante ese mismo periodo de tiempo los precios de los productos de la cesta básica 208 veces. ¿De dónde saqué esas cifras?. Usted tiene un promedio de aumento de 50% sobre el salario anterior durante cuatro veces al año, o sea que los salarios aumentaron 800%; los empresarios aumentan semanalmente los precios de las mercancías y el año tiene 52 semanas, o sea 208 veces x 50% sobre el precio anterior, creando la Superinflación que hoy padecemos. Usted Presidente nunca le ganará esa carrera a los empresarios. Por favor deje que el Mercado Capitalista se desarrolle por sus propios medios. Deje de subsidiarlos y querer controlarlos. Dedique sus esfuerzos en hacer eficiente un nuevo modelo de economía construyendo el Socialismo contemplado en el Objetivo Histórico No. II del Plan de la Patria, el cual es una Ley Orgánica de la República.

Presidente, si usted deroga ese Decreto, las cosas van a cambiar como por arte de magia y nuestro pueblo volverá a ver la abundancia en los anaqueles. ¿Siente usted verdadera misericordia por el pueblo pobre?. Entonces mantenga precios subsidiados a una veintena de productos que sólo el Estado pueda importar y /o producir y distribuir a nivel de pueblo organizado. Deje que el Mercado haga su trabajo y con el Poder del Gobierno vaya construyendo poco a poco la nueva Sociedad Socialista. Para eso sólo debe hacer lo que dice el Plan de la Patria. No trate de sustituir al sector privado. No le dé dólares. Deje que ellos inviertan lo que durante muchos han sacado afuera y si no lo quieren hacer, que se vayan a vivir a otros países, donde podrán ser felices.

Recuerde que una vez le pedí, que por favor no nos aumentara más el sueldo mínimo y usted no nos hizo caso. Se lo vuelvo a pedir, ahora suplicándole de rodillas: No me aumente más el salario que cada vez me hago más pobre.

JUAN VEROES/ENSARTAOS