Miguel Salazar ataca con bajeza a Sant Roz

En Las Verdades de Miguel, Año 13, Nº 617, 17 al 23 marzo de 2017, en la última página en la que el señor Miguel Salazar estampa sus sandeces, casi todas puras mentiras, arremete con bajeza contra Sant Roz. Las coloca en eso que él llama “MIS COMENTARIOS DE LA SEMANA”, y titula el ataque contra Sant Roz con el término “DELIRIUM”, para recalcar que este conocido escritor guariqueño es un borracho. Eso de que Sant Roz es un borracho ya lo han dicho otros, entre ellos Domingo, el hijo de Domingo Alberto Rangel y también Vladimir Villegas (por un artículo demoledor de Sant Roz llamado “Los hermanitos Villegas”). Seguramente también habrán dicho sus enemigos que es drogómano y marica.

Utiliza Miguel Salazar (agregando lo de Delirum Tremens) para atacar a Sant Roz un artículo publicado por este escritor el 15-09-de 1999, en el diario “Frontera”, en el que se le hace una severa crítica a Chávez.

En verdad, que desde que conozco a Sant Roz, hace casi treinta años, sé que es un hombre de izquierda, y fue el primero que invitó a Chávez a la Universidad de Los Andes, poco después de que saliera de la cárcel para que en 1994, dictara una serie de conferencia en un acto que llamó ENCUENTRO DE DOS REBELIONES. En esa serie de conferencias, organizadas por el Taller de Literatura que Sant Roz dirigía en la Facultad de Ciencias, yo actuaba como una especie de coordinador, y en cierto modo también de organizador de los actos que hacíamos en este Taller. En ese ENCUENTRO DE DOS REBELIONES, participaron como ponente el Almirante Hernan Gruber Ordreman, el general Francisco Visconti, el capitán Luis Alfonzo Dávila y el Comandante Hugo Chávez. Eso lo hizo Sant Roz cuando casi nadie en Venezuela apoyaba a Chávez. Nosotros participamos en todas las atenciones que se le hicieron en esa ocasión al Comandante. Él estuvo presente con su hijo Huguito. Almorzábamos en el restaurante, frente a la Plaza de Milla, llamado Loca Luz Caraballo. Entre los testigos de estas actividades de entonces se encuentra el profesor de Matemáticas Arístides Arellán.

Debo decir que en todo momento Sant Roz le dio su apoyo al Comandante Chávez, pero con estilo severo, como suele ser este escritor, también en todo momento era tremendamente crítico con cualquier político, siempre temiendo que esos líderes que resaltaban tanto, fueran a ser quebrado por la burguesía si lograba alcanzar la presidencia.

Hay que tomar en cuenta que en Caracas cayeron bajo la exquisita seducción de la burguesía muchos dirigentes políticos, desde Páez para abajo.

En 1999, para nada Chávez era socialista. Chávez se reunía con Norberto Ceresole, un sociólogo argentino de derecha. Chávez llegó al poder sin un programa muy claro, y hablaba con cierto entusiasmo del Tercer Camino de Tony Blair. Incluso, ya siendo presidente Chávez en una Aló Presidente, llegó a decir que él podía entenderse con los capitalistas. Con todos esos elementos peligrosos, y algunos otros detalles que fueron realmente funestos para la época, como fueron embanderarse con Ramia, la esposa de Bobolongo, con Alfredo Peña y Luis Miquilena, era evidente la gran preocupación que embargaba a Sant Roz, y fue por ello por lo que utilizó su metralla sobre todo en el año de 1999. Indudablemente que Marisabel en esa época andaba en muy malas juntas, ¡imagínense, con Alfredo Peña y Luis Miquilena!, y ese artículo lo lanzó con toda la furia de que era capaz su pluma, ese año de 1999. Pero han habido ataques furibundos que nunca se le han perdonado a Sant Roz. Si Sant Roz hubiese tenido alma de cobarde, de traidor, de lacayo, desde entonces hubiera dedicado su metralla intelectual para atacar al chavismo.

Desde 2001, todos los libros de Sant Roz estuvieron dedicados a defender la revolución bolivariana, y sólo mencionare unos cuantos: “Las Putas de los medios” “Bolívar y Chávez”, “Cisneros una falacia global”, “Las Jineteras”, “Más putas que nunca”, “La CIA en Venezuela”, “Obispos o Demonios”, etc.

Todo eso lo ha hecho sin ser un dirigente del PSUV, ni tener un cargo de dirección en el gobierno.

Aquí nadie en la izquierda, entre 1997 a 2001, atacó con furibunda fiereza a Luis Miquilena como lo hizo Sant Roz. Y desde esa época, y por atacar a Luis Miquilena, Sant Roz fue motejado de antichavista, como también fue motejado de anticomunista por atacar a Teodoro Petkoff y a Pompeyo Márquez. Ese artículo de Sant Roz del año de 1999, lo han llevado y traído por la red para decir que Sant Roz es antichavista, lo cual es absolutamente falso. Hay que tomar en cuenta que a quien el Comandante Chávez llama en noviembre de 2011, para escriba un trabajo histórico por 20 años del 4 de Febrero, es a Sant Roz. Y es así como sale a la luz “La rebelión del Sur”, cuando se conmemoró tan gloriosa fecha, y este fue uno de los libros más vendidos en la Feria internacional del libro celebrada en Caracas en 2012.

Todo esto es una aclaratoria que me parece necesaria, y que amerita además un estudio serio y de investigación.

 

Autor: 

Pedro Pablo Pereira