Carta pública a Malcom Rumbos

Estimado Malcom Rumbos:

Jamás he podido comprender cómo Toby se empecina en atacar al presidente Maduro con el argumento de un fervor revolucionario y chavista que jamás tuvo ni tendrá.  Ese fue el mismo pretexto que  invocaron en su momento Causa R y ahora Bandera Roja, con Pompeyo Márquez y su kombo. Siempre me ha extrañado que él pregona una curiosa forma de autocrítica, donde él puede señalar la paja en el ojo ajeno,  criticar lo que sea con el mismo ánimo destructor de Nolía - sobre todo sí la crítica duele como dice en el programa de radio que le posibilita la "dictadura"- pero cuando a él le hacen la crítica se declara perseguido y un montón de cosas. Lo de él es una autocrítica sesgada siempre y cuando sea "la del otro crítica": ¿Será eso serio? ¿Será eso revolucionario? 

Yo a Toby le creía como le creí a Ismael García antes de su salto de talanquera previo al referendo revocatorio que ganó Chávez, porque me tocó conocer de cerca lo de Venezuela temprano, por la cantidad de familiares que tengo allá en esa tierra que Chávez nos hizo valorar a todos como país hermano, ya que la oligarquía con el cuento del golfo y otros pretextos coloniales, nos tenía de enemigos con el cuento del patriotismo bobo. En mi caso, he podido ver de cerca a los pseudo exiliados y luchadores por la libertad de que hablan todos los capos protémpore que ocupan la Casa Blanca, es decir, la mafia Wall Street/Pentágono.

Conozco a Leopoldo López, Pilín León, María guarimba Machado, Léster Toledo, Julio Borges y sé lo que desprecian a todos los proletariados del mundo y cómo se dan la lengua con Vargas Lleras. Por eso cuando lo de mi artículo de réplica por el caso  DAKA - Toby debe recordar ese artículo cuando me publicaban en el portal cada día más escuálido Aporrea - o la vez que ponen a Leopoldo López preso y el señor Toby sale con el cuento que Maduro era dictador y fascista y todo ese recital del nido de alacranes - válido en boca de Muller Rojas que sí era un revolucionario de verdad  - que ahora él y Nícmer vienen propalando, con el refuerzo de Navarro, Giordany y demás señoretes, expertos en la suyocrítica y la "del otro crítica" nombrada como autocrítica por ellos.

Ese día no me cupo dudas, que Toby al igual que los otros y los demás rojos falsitos, venían atacando a Maduro, porque preparan su pompeyazo. Todo ese grupúsculo experto en culpar a lo demás de lo malo que pasa, viene haciendo méritos a ver sí cuando caiga Maduro, Leopo y su esposa - experta en tomarse fotos tiernas con terroristas y malhechores como GIlbert Caro, Pérez Ventas o Laurent Gómez Saleh - así como la cúpula terrorista atiborrada de paracos de mi país que resguardan a la MUD, más la nueva generación de sicarios creada en Venezuela, los perdonan. 

Acá en Colombia eso mismo han hecho antiguos izquierdistas y  guerrilleros del M-19 y otras letras como Oty Patiño, Rosemberg Pabón o Everth Bustamante, ahora son el ejemplo del uribismo más renegado, como el famoso politólogo Alfredo Rangel que en 1989 elogiaba al Mono Jojoy cuando las tomas de El Billar (Caquetá), Mitú (Vaupés) y Florencia (Caquetá): en ese entonces el politólogo de la Universidad Nacional comparaba al difunto Mono Jojoy - Jorge Briceño- con Nguyen Giap. Toby, Toño y Nícmer se parecen tanto a ellos, sobre todo Toby a Alfredito Rangel, quien ahora profesa una fe ultramontana tres veces más grande que su fervor izquierdista, que sólo será superada por Toby cuando termine de dar el salto...No hay duda que superará a Ismael García, más no a Nícmer que eso es otra abyección de otra especie. 

Yo la verdad Malcom, jamás entiendo ni entenderé como llamas enemigo a tu enemigo. Sí Dios no lo quiere, dado el caso, Toby, Nícmer y su kombo, te denunciarán ante una hipotética restaurada cuarto república, esa que acarició Carmona. Ante una guerra inminente que se avecina, hay que tener en cuenta a Tsun Zu: quien conoce a su enemigo, es decir, toda la MUD, Toby, Toño, Nícmer y su kombo; y se conoce a sí mismo jamás perecerá en el campo de batalla. Venezuela tiene muchas riquezas como el oro, coltán, bauxita, carbón, gas y demás apetitosos bocados que el imperio ansía. Wiki Leaks nos dirá más pronto que tarde, si esa "chequera más grande que la del régimen" de la que se jactaba María guarimba Machado,  incluye a los pregoneros de la autocrítica revolucionaria, siempre y cuando sea "la del otro crítica". Mi hipótesis y experiencia con traidores me dice que sí. 

Nicolás Ramón Contreras Hernández.

Red Independentista del Caribe. Observatorio independiente de medios y estudios académicos desde la perspectiva de género y etnia. 

El 17 de febrero de 2017, 7:58, malcolm rumbos <rumbos200@gmail.com> escribió:

Estimado Señor Toby:

Valoro lo que usted dice en su nota, pero, por favor, qué bueno sería que pudiéramos leerle algo sobre su opinión a la amenaza internacional sobre Venezuela que no es para nada un invento de la dirigencia del chavismo (de paso un decreto Obama, de por medio y que ya la OTAN llegó a tierra colombiana), debiéndole aclararle que sólo somos uno de los espectadores de lo que está sucediendo en el país y que también vemos que  esa amenaza está acompañada del coro de expresidentes social demócratas y socialcristinao (todos) de la misma escuela de Rómulo Betancourt.

Por cierto, viendo la andanzas de Nicmer, mucho nos hace recordar al guatireño, quien no dudamos que fue activo conspirador para el derrocamiento de Gallegos...Se fue al exilio y lo único que hizo, mientras sus compañeros de partido morían y no descansaban de luchar para derrocar a la dictadura aquí en el país, fue demostrarles a los gringos que él no era comunista y "jalarle" bolas, sin descanso, a una docena de figuras del poder gringo y, por supuesto, del poder del dinero, como Nelson Rockefeller.... Tengo la información de fuente fidedigna, que mientras Rómulo vivió en Washington, jamás le faltaron los escoltas del FBI...!!!*

Cordialmente, amigo

Malcom Rumbos        

(*) Uno que siempre lo acompañaba en el puesto de adelante y jamás le faltó un segundo auto con tres agentes

Autor: 

Nicolás Ramón Contreras Hernández

Comunicador social, periodista y destacado escritor colombiano que tiene una rica obra literaria sobre temas etnoeducativos y pedagógicos.