Nuestro Ali

Me encontraba por los lados  de Los Chorros de Milla de la culta y gentil Mérida, cuando escuche en el radio de mi cacharrita, que daban la noticia del  “accidente” que le costó la vida a nuestro inolvidable Eli Rafael Primera Rossell a quien todos conocemos como el cantor del pueblo Alí Primera; su permanente recuerdo y en esta fecha 16 de Febrero al cumplirse 32 años de su lamentable desaparición física, escribo estas líneas como nuestro homenaje a quien con tanta dignidad y coraje plasmó en sus canciones el alma y el sentir venezolanos.

Fue Ali el sexto y último fruto del matrimonio entre Rafael Primera y  Carmen Adela Rossell, él, dedicado a la pesca artesanal  y ella a los oficios de su modesto hogar; Alí quedó huérfano a los 3 años y su vocación  musical para la composición de tonadas y canciones y su inclinación por los instrumentos de cuerda  la heredó de su padre, virtuoso ejecutante del cuatro.

Siendo Allí  un pequeño de 10 años y viviendo con su madre en Los Taques (Falcón), hacía para su subsistencia los trabajos más humildes como limpiabotas y ayudante de albañiles y de otros dignos oficios; se inscribió como  alumno en una escuela  primaria; aprendió a leer y a escribir siendo considerado un brillante y excepcional alumno en la escuela.

Alí se vino a Caracas en 1960 y se inscribió en el Instituto Caracas donde obtuvo su título de Bachiller e ingresó a la U.C.V. para seguir la carrera de Química; atendiendo al llamado de la política, se inscribe en el Partido Comunista y da sus primeros pasos en el medio musical como ejecutante y  cantautor que lo proyectó más tarde como el Alí que todos conocimos, intérprete de virtudes excepcionales y cantor del pueblo al que tanto amó.

Sus canciones Humanidad y No Basta Rezar lo lanzaron al estrellato del firmamento artístico como el  más genial compositor e intérprete de la nueva canción Latinoamericana.

El P.C.V.  le otorga en 1969 una beca para estudiar en Bucarest la capital rumana y da inicio a sus estudios para seguir la carrera  en Ingeniería Petrolera; en esa ciudad para mejorar sus ingresos trabaja como lava platos en restaurantes y cantante serenatero de los parroquianos que generosamente lo premian por sus bellas interpretaciones musicales.

Ali no culminó su carrera de Ingeniero Petrolero al considerar que sus cocimientos en la materia nunca estarían a disposición de las empresas que operaban en nuestro país explotando miserablemente a los trabajadores que con su trabajo, sudor y a veces con sangre, nutrían las arcas de sus casas matrices, saqueando nuestra riqueza energética  y pagando salarios miserables a sus trabajadores; tomada  su decisión, Ali se dedicó totalmente a la música y a la política, acompañando a José Vicente Rangel cuando el dirigente de la izquierda presentó su candidatura a la Presidencia de la República.

Fue en el año 1973 cuando el gobierno de la 4ª. dio instrucciones  a los medios para que Alí fuera vetado o mejor, silenciado, por considerar que sus producciones musicales eran radicales en exceso y representaban un hecho amenazador a la institucionalidad puntofijista.

Fue en ese año 1973 que Ali toma la decisión de fundar su propio sello disquero y crea el sello CIGARRON que con las voces de Lilia Vera, Gloria Martín, Los Guaraguao y de su entrañable hermano José Montecano, llevaron por toda Venezuela las producciones de Alí. Desde 1973 hasta la fecha de su “accidente fatal,” Alí produjo 13 LPs y  esta considerado como el genio musical de la Patria Grande y cantante popular por excelencia; grabó 13 Discos de Larga Duración y era invitado obligatorio en todos los festivales que se realizaban en nuestra América
Grande. En 1977 conoce en Barquisimeto a una muchacha liceísta de nombre Sol Musset quien fuera vencedora en  el concurso “La Voz Liceista” y hacía presentaciones en un  programa de radio. Se casaron y fruto  de esa unión fueron Servando, Florentino, Sandino y Juan Antonio.

Es mucho lo que se puede escribir sobre la acción de Ali en el campo de la política, pero mi intención  ha sido presentar un bosquejo de su perfil artístico y humano; solo me queda por relatar que en el diario Ultimas Noticias de hace unos cuantos años y para el Suplemento Cultural, se le hizo a Alí una entrevista y han quedado sus palabras como loza lapidaria sobre la tumba de los anti venezolanos que hoy, ante el avance arrollador de la Revolución Bolivariana y Chavista yacerán sepultados eternamente.

Estas fueron las palabras de Alí Primera:

No tendré peso político para tumbar gobiernos, pero ¡carajo! a mi nadie me quita el pálpito de que aquí el pueblo algún día será gobierno.

Palabras proféticas de Ali Primera que se han hecho realidad.

Caracas 16 de Febrero de 2017

 

 

Aquiles Inciarte P.