Para Macri las Malvinas no son argentinas

 

Su gobierno levantó obstáculos para que Gran Bretaña explote los recursos naturales de la isla

La salutación de Año Nuevo que el Ministerio de Desarrollo Social de Argentina difundió por las redes sociales ha puesto en sospecha la posición del gobierno del presidente argentino Mauricio Macri ante la defensa de la soberanía de las Islas Malvinas.

En las cuentas de la red social Twitter del Ministerio de Desarrollo Social (MDS) y de su titular, Carolina Stanley, fue publicado el pasado 31 de diciembre un poster navideño con el mapa de Argentina sin las Malvinas, las islas del Atlántico sur y la Antártida.

Dos días después -tras un revuelo que se generó en la opinión pública argentina por esta omisión, principalmente de las Islas Malvinas- desde la cuenta de Twitter de este ministerio se publicaron unas disculpas públicas, atribuyendo el “error” al departamento de diseño de la cartera.

“Nuestras disculpas por el error del departamento de diseño en el saludo de fin de año”, escribieron en @MDSNacion, no obstante, ese saludo de fin de año con el mapa de Argentina sin las Malvinas fue borrado sólo cuatro días después de la polémica.

Para Alicia Castro, experta en geopolítica y exembajadora de Argentina en Gran Bretaña y Venezuela, ese mapa sin las correspondientes islas expresa que su país –dirigido por Mauricio Macri- “ha resuelto ser colonia”.

Entrevistada por un medio local de Misiones, Canal 6, al norte de Argentina, Castro alertó sobre el riesgo de que el gobierno de Macri haya hecho desaparecer un territorio en disputa. “Esa omisión pone en peligro la disputa por la soberanía de las islas”, dijo, y recordó que nunca vio a ningún otro gobierno publicar un mapa sin Malvinas.

En 1965 se decide desde el seno de la Organización de Naciones Unidas (ONU) que hay una controversia territorial por la soberanía de las Islas Malvinas y que ambas partes –el gobierno británico y el argentino- se debían sentar a dialogar y negociar.

LA ENTREGA SILENCIOSA

La cancillería argentina, dirigida por Susana Malcorra, firmó -en secreto- el pasado 13 de septiembre un acuerdo con Gran Bretaña, comprometiéndose a remover todos los “obstáculos” para explotar la actividad económica de las Malvinas, como la exploración de hidrocarburos, pesca y navegación.

De esta manera, Macri desmanteló todas las medidas legislativas, jurídicas y administrativas aprobadas por anteriores gobiernos argentinos que protegían los derechos de preservación de los recursos naturales de las Malvinas y que le pertenecen a la Nación argentina y no a la británica.

En la actualidad, los británicos están explotando la pesca en las Malvinas y han iniciado la exploración de petróleo.

¿CASUALIDAD O ERROR?

En opinión de la también exdiputada de la Nación Alicia Castro, la omisión de las Malvinas y otras islas de Argentina en el poster de felicitación de fin de año no es ninguna casualidad, y si existiese la posibilidad de que haya sido un error, indicó que es “totalmente inadmisible”.

Y es que tres días después de publicado ese mensaje -el 3 de enero-, se cumplían 184 años de la ocupación inglesa en las Malvinas.

Ese día, excombatientes de la guerra de las Malvinas, de cuyo inicio se cumplen 35 años en abril próximo, protestaron contra el gobierno argentino por “facilitar la usurpación británica” y violar la Constitución Nacional.

Congregados en la Plaza de Mayo, Buenos Aires, denunciaron el acuerdo firmado por el gobierno de Macri que permite al Reino Unido las explotaciones de hidrocarburos y pesca en las Malvinas.

“Venimos a repudiar a quienes permiten que esa usurpación continúe y también a los que hoy se esfuerzan a más no poder firmando acuerdos que solamente benefician al enemigo”, dijo el presidente de la Asociación Combatientes de Malvinas por los Derechos Humanos, Gustavo Pirich, en una entrevista concedida al diario local Página 12.

Los participantes exigieron al Gobierno que recupere la soberanía de Argentina en ese territorio.
Al día siguiente, en la tarde del miércoles 4 de enero, el gobierno de Macri, en un comunicado de la Cancillería, invitó al Reino Unido a “a profundizar el diálogo”.

La BBC de Londres, que no dejó pasar por alto el “error” del Departamento de Diseño de las Malvinas, destacó en un artículo la reacción de los ex combatientes y los usuarios que se mostraron indignados y solidarios con los familiares de los que murieron por ellas en la guerra de 1982.

El rotativo entrevistó al ex combatiente de Malvinas Saul Gerez, quien aseguró que el olvido está lejos de ser un error y que forma parte de una deliberada campaña que mantiene el gobierno argentino para priorizar por sobre el reclamo de la soberanía del país al comercio bilateral con Bretaña.

Esta cadena de noticias también recordó que el tema de la soberanía no se trata diplomáticamente desde que Macri asumió la Presidencia del país.

“El presidente Mauricio Macri, que asumió en diciembre de 2015, prometió una nueva relación con Gran Bretaña, en un intento de impulsar la economía de Argentina. A partir de entonces, ambos países acordaron trabajar para levantar medidas de restricción de combustible y gas, en los puertos y de pesca.

Pero el asunto de la soberanía no fue discutido”, dice el texto.

Argentina y el Reino Unido mantienen disputas territoriales sobre las Islas Malvinas desde 1833, cuando el país europeo ocupó el archipiélago. El litigio llevó a ambos países a una guerra de 74 días en 1982.

Desde entonces, la nación latinoamericana ha reivindicado en distintos foros internacionales la soberanía de las Malvinas e instado a Londres a sentarse en la mesa de negociaciones para resolver la disputa de soberanía, pero los británicos la ignoran.

La gestión más reciente por la soberanía inició el 13 de julio de 2004, cuando el expresidente Néstor Kirchner introdujo en la causa Malvinas una modificación de la política vigente para ese año.

Invitado a Reino Unido por el entonces primer ministro Tony Blair, Kirchner renunciaba al llamado “paraguas de soberanía”, aquella cláusula tácita que regía las relaciones con este país desde su restablecimiento en 1989 y que había congelado la disputa soberana en pos de una supuesta mejora de las relaciones económicas entre ambas naciones.

La lucha por recuperar la soberanía del enclave colonial continuó bajo el mandato de Cristina Fernández y fue interrumpido por el actual presidente Macri, quien prometió un “nuevo tipo de relación” con Reino Unido, pero sin exigir el derecho a la soberanía sobre las Islas Malvinas.

América Latina ha sido unánime en su respaldo a los legítimos derechos de soberanía de la República Argentina a través de diversos pronunciamientos de las cumbres de Presidentes de los Estados Partes del Mercosur y Estados Asociados, de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), y de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

(TOMADO DE CIUDAD CCS / EMMA GRAND)

ENSARTAOS