¿RESISTENCIA CIVIL EN AVERU?: PRESUPUESTO 2017

Posiblemente el contenido de este artículo le parecerá inverosímil, propio del guion de un filme del conocido personaje agente 007. Sin embargo, los elementos que se van a exponer da pie a pensar seriamente de la nueva “maniobra” y “en pleno desarrollo” que están realizando los rectores de la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios (AVERU), organización que ha estado en una abierta y franca oposición a la revolución bolivariana, inicialmente con el gobierno de Chávez y, actualmente contra el gobierno de Nicolás Maduro.

En el sector universitario, especialmente aquel que está involucrado en los procedimientos administrativos y toma de decisiones (autoridades rectorales y decanales, conjuntamente con los equipos profesionales y técnicos), saben que aproximadamente en el mes de octubre, el gobierno nacional, a través del MPPEUCT inicia la estructuración del presupuesto oficial para el año siguiente con las cuotas presupuestarias aprobadas por el ejecutivo con sus respectivos lineamientos.

Esto implica un trabajo coordinado entre las instituciones universitarias y el Ministerio, incluyendo la Oficina de Planificación del Sector Universitario (OPSU) para realizar los procedimientos administrativos. Para este año, esta dinámica se inició el fin de semana pasado (sábado 01 de octubre), cuando se envió por vía electrónica los formatos de las cuotas (precuotas) del presupuesto aprobado para el año fiscal 2017 a las diferentes universidades.

Para el caso de la UCV, el gobierno nacional le aprobó la enorme cantidad de Bs 28.808.792.673,00, es decir, un incremento del 635% con relación al año 2016, y más del 50% de lo solicitado por la UCV que llegó para el año 2017 la cantidad cercana a los Bs. 50.836.206.778 (http://www.aporrea.org/educacion/a233889.html ), a pesar de las graves condiciones económicas que atraviesa el país actualmente con la guerra económica ejercida por el capital nacional e internacional en complicidad con la MUD.

Este presupuesto incluye para el funcionamiento de la universidad la cantidad de Bs. 1.323.350.780,00; un monto de Bs. 2.135.016.504,00 para cubrir las providencias estudiantiles que consisten en: Becas (5.166), ayudantías (1.074) y preparadurías pagadas (694) con un monto de Bs 724.272.000,00; para el servicio del comedor le corresponde la cantidad de Bs 1.077.300.000,00 con 5.700 bandejas diarias; para el servicio de transporte estudiantil que tendrá un presupuesto mensual de Bs. 9.262.347,00, es decir un monto anual de Bs 166.722.252,00, y otras providencias con un monto de Bs. 166.722.252,00.

Con estas cuentas claras, el gobierno está aportando los recursos suficientes para cubrir los principales renglones con el fin de garantizar el buen funcionamiento de esta Universidad.

La sorpresa comienza a vislumbrarse cuando ese mismo fin de semana (sábado 01 y domingo 02 de octubre), e incluyendo los dos primeros días de la semana (lunes 03 y martes 04 de octubre), el equipo del MPPEUCT conjuntamente con el equipo de la OPSU observan que el equipo administrativo de la UCV no cargan los ajustes necesarios de este presupuesto aprobado en los formatos respectivos, a sabiendas todos que se estableció una fecha límite hasta el miércoles 5 de octubre. Adicionalmente, creó extrañeza que fueron pocas las universidades de AVERU convocaran a sus consejos universitarios (CU) en sesión extraordinaria para aprobar o no sus respectivospresupuestos. Las que lo hicieron, aprobaron bajo protesta o prorrogaron la decisión. En el caso de la UCV, hasta el día miércoles 05 de octubre no hubo convocatoria alguna, peor aún en la agenda del CU de su sesión ordinaria de este miércoles no estaba presente el punto del presupuesto 2017.

Es imprescindible tal paso administrativo, ordenado por la ley, para seguir los procedimientos habituales de la aplicación de tales presupuestos en la administración pública. Pero no se observó la habitual e intensa dinámica entre los equipos administrativos de estas universidades con las del
ministerio cuando se fija la cuota presupuestaria. En el caso de la UCV, repito, el equipo de la Dirección de Planificación y Presupuesto (DPP) de esta universidad comenzó ese fin de semana a mostrar señales de despreocupación para elaborar los formatos electrónicos oficiales y tener listos
los procedimientos habituales, a la espera de la decisión del CU que teóricamente debería ser en las siguientes horas. Pero ni la carga estaba lista ni hubo sesión del CU para decidir sobre el tema.

Informaciones fidedignas provenientes de la UCV, la razón de tal inhabitual conducta de ese equipo fue que estaban acatando órdenes superiores (Rectorado y Vicerrectorado administrativo) para no cargar el sistema electrónico. Otro elemento extraño que ocurrió en la UCV entre los días lunes y martes (03 y 04 de octubre) en la tarde es que dieron órdenes estrictas para desalojar por completo el edificio del rectorado y de la FCU de la UCV. Las razones que fueron esgrimidas es que había una avería eléctrica en las edificaciones pero lo raro es que el martes (04 de octubre) en la mañana no hubo tal restricción, por lo que los trabajadores pudieron laborar mediodía pero a partir de las 2.00 pm fueron desalojados nuevamente.

Averiguaciones telefónicas al Servicio de Mantenimiento de la UCV, se pudo constatar que no hubo tal avería. ¿Por qué este desalojo de estas edificaciones y para esos días en específicos? Asimismo, no hubo el servicio de Internet en el campus universitario, inclusive, en el Consejo de Facultad de Medicina se denunció que esta interrupción del servicio fue debido a que la OPSU no aportó los recursos necesarios (¿?),

Coincidencialmente, en esos mismos días de desalojo, se observó la visita de varios extranjeros, que por su fisonomía, se presumió que eran “gringos” a las instalaciones del edificio del rectorado. Asimismo, la rectora acudió esos días lunes y martes, a pesar de tener permiso del CU por haber sufrido una fractura de clavícula y estaba convaleciente. El motivo de su inesperada llegada al rectorado era para agilizar trámites retrasados. ¿Coincidencia?
Sin embargo, el hecho es que hoy miércoles 05 de octubre no se ha cargado el sistema para el presupuesto 2017, por lo que corre el grave riesgo la UCV de que el mismo para el año 2017 sea reconducido por la Oficina Nacional de Presupuesto (ONAPRE), cuya dinámica particular de esta
institución, le traerá graves consecuencias para el funcionamiento de la universidad. Esto lo vivió la UCV en la gestión de la actual Rectora cuando decidió el CU no aprobar el presupuesto fiscal y los dozavos llegaron de la ONAPRE con tal retraso que paralizó prácticamente muchas de las
actividades de la universidad.

Finalmente, estos hechos crean preguntas muy pertinentes, una de ellas es ¿Cuál es el interés de las autoridades para demorar los procesos administrativos, a sabiendas de los efectos perjudiciales que va a ocasionar a sí misma y a toda la comunidad universitaria? No es la primera vez que las acciones subversivas de la AVERU sean ejecutadas a pesar de los daños ocasionados para los suyos y para el país.

Podemos hablar de los tres años consecutivos de paros injustificados (2013-2015), incluyendo las guarimbas del 2014. O del retraso inducido por las autoridades rectorales para el pago de los sueldos y salarios a los trabajadores universitarios en este año 2016, al entregar la maqueta mensual retrasadamente al MPPEUCT con el fin de poder recibir los recursos financieros.

De esta manera, ocasionaron zozobra y grandes molestias al sector trabajador universitario, con miras de crear las condiciones para calentar las calles, previo a la maniobra internacional y nacional de activar la Carta Democrática en la OEA contra Venezuela.
Esta historia continuará…
 

Autor: 

Miguel Alfonzo

Representante profesoral del Consejo Universitario de la UCV.