Sufrimos una guerra de ignorantes, guiados (por la redes) por malvados. Sufrimos una guerra racista y un monstruoso odio contra los pobres, inspirada en el santanderismo.

Francisco de Paula Santander, el padre del modelo oligárquico que dirige a Colombia desde hace 190 años, odiaba a los negros, a los venezolanos, y sufría de aporofobia (odio a los pobres).

Su aversión a negros, venezolanos y pobres, produjo:

  1. La desintegración de la Gran Colombia cuando en 1825 asesina alevosamente al negro y capitán venezolano Leonardo Infante. Desde entonces se inicia en la Nueva Granada una hostilidad espantosa contra los venezolanos.
  2. Un racismo pertinaz contra negros, indios y mulatos, al negarse en 1820 de manera frontal a liberar los esclavos para que éstos participaran en la guerra de independencia.
  3. El fracaso del Congreso de Panamá, porque en su afán por imitar en todo a los gringos, desoye las órdenes del Libertador: no invita
  4. ...


Los conquistadores que llegaron a América venían todos poseídos por el espíritu de la Inquisición, por el alma de Torquemada.

Los conquistadores, sentían un tétrico gozo quemando indios, por lo que hoy resulta natural que un obispo como Baltazar Porras, admire la figura apocalíptica de un jinete de la muerte como lo fue Juan Rodríguez Suárez (también conocido como el caballero de la capa roja), el que escogió el lugar de su nacimiento (en España) para dárselo a la ciudad de Mérida.

Al conocer la vida de este conquistador, hicimos en Mérida una propuesta al Consejo Legislativo para que se le cambiase el nombre a nuestro Estado (Mérida) por el de Terepaima; esto en desagravio a tantos hermanos indígenas empalados y quemados por Juan Rodríguez Suárez, y que lo haríamos en honor a aquel insigne y valiente luchador, porque fue éste el cacique que acabó con la vida del monstruo de...



Autor: 

Simón Arturo Graco Sexto

Pescador de las costas orientales de Venezuela

Fue una orden que se le dio al grupo de dirigentes de los mercenarios que han estado atacando la Base Aérea de La Carlota: “Hay que quebrar la moral de estos militares, necesitamos con urgencia por lo menos en esta hora 50 muertos más”. Estados Unidos estaba echando la carta de la “conflagración interna”, para luego proceder a la invasión frontal con “ayuda” de bandas criminales de Colombia y Perú. Todas estas acciones tienen sus antecedentes históricos. Es el alma de Santander que ronda desde que mataron a Bolívar en 1830.

Señor presidente, la lucha por la independencia está entre nosotros con todos los colores y símbolos tal como sucedió hace doscientos años, y por eso, como ninguna otra nación somos una escuela de guerra para el mundo. Y somos únicos, porque en aquella guerra de independencia desapareció toda la alta clase social que nos gobernaba, lo que no pasó...



Usted, Presidente Nicolás Maduro, no olvida, como no lo debemos olvidar ninguno de nosotros, la etapa del mando del general Cipriano Castro y el ataque que todos los imperios capitalistas nos hicieron en 1902: ese es otro gran momento de nuestra historia, cuando encaramos a la monstruosa oligarquía colombiana, a toda la putrefacta Europa y al imperio gringo, logrando derrotarlos. Ese año de 1902, cuando EE UU y sus grandes consorcios promueven la desestabilización de nuestro país, y se alimenta una guerra con Colombia. Es el momento, cuando bajo las órdenes del miserable y traidor Carlos Rangel Garbiras una banda de asesinos penetra a nuestro territorio provocando incendios, saqueos y asesinatos. Y se da un cuadro idéntico al que vivimos, en este momento con la OEA en la Conferencia Internacional Americana reunida en México, y ésta emite una declaración solicitando que Colombia y Venezuela lleguen a un acuerdo equitativo. Cipriano...



Si de algo puede estar usted seguro, señor presidente, es que a partir de la era iniciada por el Comandante Chávez, que perdurará por siempre, jamás el pueblo aceptará al frente de un gobierno en Venezuela, a un ignorante, a alguien que desconozca nuestra historia. Los valores gloriosos de nuestra historia deben estar ahora indefectiblemente ligados a la Constitución Nacional a través de la nueva CONSTITUYENTE, de modo que desconocer su trascendencia debe interpretarse como negar la propia Carta Magna. En los anales de la República está la esencia de nuestra identidad, es el carácter mismo del nombre bolivariano de nuestra tierra, de la nación que la sustenta. Y en tal sentido, señor Presidente, con pedagogía y cuidado, con precisión y certeza, al igual que nuestro querido e inolvidable Comandante Chávez, usted con frecuencia se refiere, discute y valora los distintos estadios de nuestro pasado, desde los inicios de la...



Autor: 

Carlos E. Lippo

Ingeniero Consultor en las areas de planificación, diseño, inspección y construcción de Sistemas y Servicios de Telecomunicaciones. Activista revolucionario, Marxista-Leninista-Guevarista-Chavista y  ensayista de temas políticos e históricos.

www.celippor.blogspot.com

 

Uno de los atavismos de nuestro sistema electoral, que aun adoleciendo de él sigue siendo el mejor de la bolita del mundo, es la inmersión del dedo meñique en tinta indeleble como señal inequívoca de haber votado.

Con esta extravagante medida se pretendía evitar que una misma persona votase más de una vez; intento fallido, pues no eran pocos los adecos de uña en el rabo que como un vecino mío de Sabana Grande, que disfrutaba diciéndome que habiendo votado temprano en la mañana, votaría en la tarde en Charallave, lograba desprenderse la dichosa tinta indeleble con los recursos caseros más variados.

Durante la Cuarta República, cuando la constitución de 1.961 consagraba la aberración de que el voto era a la vez un derecho y un deber, siempre se intentó aplicar sanciones como la prohibición de salida del país o de presentar documentos en registros y notarías, a quienes...



Los límites de Estados Unidos se extienden

virtualmente hasta la Tierra del Fuego.

Presidente William Howard Taft

 

¡Cuántas enseñanzas contenidas en el prólogo de Federico Brito Figueroa al libro “Origen del capital norteamericano en Venezuela”, de O. E. Thurber[1]! En pleno auge de la política expansionista de Estados Unidos, transformado ya en un país de estructura económica financiera-monopolista[2], entre 1881-1882, echa las bases de la Unión Panamericana y del Panamericanismo, una trampa geopolítica con remanentes de la Doctrina Monroe y de los postulados del Destino Manifiesto. El Panamericanismo tenía como propósito fundamental justificar las anexiones territoriales en América Latina, mantener el saqueo de sus recursos y la continuación del sistema colonial (pero ahora bajo la perspectiva del sistema financiero-monopolista, y a través de la imposición de una serie de tiranuelos).

Para entonces, ya EE UU había adquirido cierta experiencia invadiendo...



Cuando Cipriano Castro liba su café en Bella Vista, oyendo serruchar algún violín de los músicos tachirenses, conversando con su compadre Juan Vicente Gómez, no tiene la menor idea de que la deuda pública de Venezuela sobrepasa los 197 mil millones de bolívares.

Entra Cipriano Castro a Caracas el 23 octubre de 1899 con un programa de NUEVOS HOMBRES, NUEVOS IDEALES, NUEVOS PROCEDIMIENTOS. Es el jefe de la llamada Revolución Liberal Restauradora, y uno de sus mayores anhelos es resolver el grave problema de la deuda externa. Viene en ferrocarril a la capital, en el primer vagón, y a su lado se encuentra el General Manuel Antonio Matos, quien venía de ser ministro de Hacienda del Presidente Ignacio Andrade, un título que lo colocaba en el pináculo de los hombres importantes de la Nación.

Todos los inversionistas extranjeros están como caimán en boca ‘e caño, mirando con recelo el nacionalismo...



Autor: 

Carlos E. Lippo

Ingeniero Consultor en las areas de planificación, diseño, inspección y construcción de Sistemas y Servicios de Telecomunicaciones. Activista revolucionario, Marxista-Leninista-Guevarista-Chavista y  ensayista de temas políticos e históricos.

www.celippor.blogspot.com

Mucho se ha estado hablando en los últimos días de la designación de Luisa Ortega para presidir un hipotético gobierno de transición que habría de regir los destinos del país después de una supuestamente negada defenestración del Presidente Maduro.

 

Ignoro si el jefe máximo de la contrarrevolución, entiéndase el gobierno del imperio, le ha ofrecido tal designación como “premio” a su descomunal traición; lo que si tengo claro, por estar apoyado en hechos que son públicos, notorios y comunicacionales, como se acostumbra decir ahora, es que Misia Luisa se debe estar bregando ese cargo a brazo partido, en dura competencia con una caterva de aspirantes, lechuguinos y no lechuguinos, cada uno más cipayo y fascista que el otro.

 

Y es que Misia Luisa, desde que saltó pública e impúdicamente la talanquera el pasado 31 de mayo, cuando declaró que unas sentencias del TSJ violaban la constitución y por ende representaban...



El oligarca Francisco de Paula Santander lo lleva en el alma, consciente o no, cada opositor. Cada opositor que jamás ha criticado la virulencia de los ataques a la patria de Bolívar por parte de los hijos predilectos de Santander, Álvaro Uribe Vélez y Juan Manuel Santos. Aquel Hombre de las Leyes, aplaude desde su trono en la quinta paila la manera como han quemado a dos negros en Altamira. Santander odiaba a los negros y a los mulatos aunque él tenía sangre india. Pero Santander quería “mejorar” su raza para parecerse a los norteamericanos James Monroe y Andrew Jackson. En el fondo, la razón por la que los opositores odian a su tierra es por una profunda ignorancia, y porque se le han trastocado todos sus valores, sus raíces, su historia y amor por la patria; en lugar de admirar a Bolívar sus ideales son tener novios o novias...



Páginas

Suscribirse a