Más Leídos

Sobre el autor

Artículos Relativos

Un Comentario

  1. 1

    Tartufo

    Carola, soy de la «cuarta edad», mi profesión me dió la oportunidad de conocer geográficamente medio planeta, con las consabidas ideologías, dictaduras, invasiones, revoluciones, avances, tecnologías, etc. Leyendo «Bofetadas a la realidad», activó de nuevo en mi neocórtex la invasión a Panamá, el cual pude entrar cuando activaron el tráfico marítimo; ese día conocí lo que hace el imperio bárbaro decadente en nombre de «la libertad y la democracia». Muchas de las veces que he tratado de corregir a esos «valientes opositores» que piden invasiones o sanciones, refutan mi experiencia, porque ellos se comportan como perros pavlovianos, sus mentes están colonizadas y la vacuna para esa «pandemia», todavía ningún científico ha podido preparar. Todo lo que hace mal los Estados Unidos, automáticamente de su pensamiento es borrado, inclusive los crímenes más atroces.

    Las verdades las condimentas con un poco de humor, pero ni con eso entienden el mensaje; la disociación o condicionamiento no cree en doctorados, científicos, sacerdotes, genios, ni pueblo en general. Cuando el hijo de engendro Guaidó se autoproclamó, todas todas»las especies» estaban alborozadas con él, se dejaron llevar como borregos por un mentecato; y aunque ahora esté debilitado, y el gobierno lo mantenga «cocinando en su salsa», sigue jodiendo y haciendo daño a la nación.Tiene pocos seguidores, pero cuando las aguas bajan, estos contaminan.

    Siguiendo con Panamá, hasta a familiares «opositores, les he informado que unos cuantos que portaban pancartas dando bienvenidas al invasor, estas sirvieron de mortajas bajo las orugas de los tanques, y los que ondeaban las banderas yanquis, el movimiento lo utilizaban los pilotos de los helicópteros para ajustar la mira. Murieron miles de personas para capturar al «dictador» que ellos mismos crearon; pero el epílogo es que Panamá sigue siendo el mismo de siempre, «la poceta de los gringos». El resultado de la información ha sido infructuoso.

    Respecto a los valientes del teclado, autoexiliados son pura basura, esos no tienen patria. Si Trump les pide que subasten la progenitoras a los proxenetas que él indique, no les importaría. Aunque algunas deben de estar ejerciendo el oficio. Porque permanecer en USA autoexiliado tiene un precio. El imperio no tiene amigos, ni enemigos, sino intereses.

    Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ensartaos 2020