Pueblo. Ya basta de creer cualquier infundio opositor. No te inmoles más

Por: William Castillo Pérez (El indio)
Las elecciones son el gran dilucidador de controversias en Venezuela. Se podría afirmar axiomáticamente, a  tenor de definir alguna discusion: “Te espero en las elecciones  para dilucidar este asunto”.
Cada agresión del imperio y el mundo contra el gobierno revolucionario venezolano, se fundamenta en falacias, medias verdades, calumnias, que pretenden ser la excusa para deslegitimar y derrocar al Gobierno revolucionario, bolivariano y socialista, que el pueblo de Venezuela se está dando, en ejercicio de la más genuina autodeterminación.
No es hasta cuándo, se realizan elecciones, previstas dentro del marco legal que rige al proceso revolucionario, que queda demostrado con diafana claridad, que es del lado de la revolución bolivariana venezolana, dónde está la más absoluta y auténtica verdad.
Da mucha tristeza, percibir el nivel de ingenuidad de muchos venezolanos, quienes, con desparpajo, aceptan el caos existencial en cual nos sumerge la derecha fascista opositora y sus amos imperiales. Cómo son los hechos delictuales, que sencillamente ese sector los imputa a la desobediencia del Gobierno venezolano, al no plegarse a las instrucciones, normas y procedimientos acordados contra nuestro pueblo, por los organismos hegemónicos (FMI, BM, EMBAJADA GRiNGA, OEA, ONU, UE, RU, y el club de perros de alfombra latinoamericanos).
Claro que, ante esa desobediencia, pareciera “lógica” la sarta de sanciones que el imperio, y  otros países asociados aplican contra el pueblo  de Venezuela, para que éste declare al Gobierno de Maduro, responsable del caos y en consecuencia sumarse a la solicitud de más sanciones e invasiones humanitarias.
Calificamos la actitud de ese sector  (minoritario) como ingenua, por decoro, ya que, si estos venezolanos, conocieran la CNRBV, su fundamento, el mismo concepto de nación, de soberanía, de libre determinación del pueblo venezolano. Les obligaría a desdeñar cualquier matriz contra  la Patria. Seguramente, no hubiera creído, ninguna de esas patrañas, ni sus fundamentaciones, todas falsas de toda falsedad, que usan contra Venezuela. Resultando en una acertada apreciación, el hecho que todas esas agresiones constituyen simplemente delitos económicos.
 
Todas esas agresiones mercantiles, las amenazas de invasión militar, la declaración de guerra camuflada en decreto gringo que caracteriza a Venezuela como peligro a la seguridad de EEUU. Morirían asfixiadas, por el rotundo rechazo, de las mismas, por el pueblo venezolano en masa.
Todo quien acepta, y justifica, esa imposición de sanciones y otros delitos por parte del imperio. Está ignorando que Venezuela es un país libre y soberano. Que, ello está establecido en la CNRBV de. 1.999, que la descarada injerencia del Gobierno gringo, en su ilegítima autoimposicion de gendarme del Mundo, solo incurre en violación y ultraje de Venezuela.
Sólo el conocimiento de esa norma constitucional y su acatamiento irrestricto por el pueblo venezolano constituye un blindaje, que deja  deslegitimado y anulado, cualquier intento de dañar la Patria de Bolívar. 
 
Pero el pueblo es incapaz de adquirir mediante el acceso a la información existente, al conocimiento que le producirá una pertinente identidad con su patria, que le permita defenderla con efectividad y eficiencia. Sencillamente, porque no acude a la CNRBV, a abrevar sabiduría.
 
Por ejemplo, cualquier ciudadano venezolano, quien oiga al Presidente de EEUU, amenazar a Venezuela con invadirnos o, llenarla de delitos económicos (sanciones), para doblegarnos, tendrá suficientes argumentos para desoir y descalificar esa vulgar amenaza. Y, no, por el contrario, caer en pánico, anulando así cualquier capacidad defensiva.
 
La República Bolivariana de Venezuela es una nación establecida legal, legitima e historicamente, llenando todos los extremos de las leyes internacionales. No es una entelequia o una pequeña aldea sujeta  a tutelaje internacional. 
Así lo establece la CNRBV, en los  9 artículos del Título I, referido a los principios fundamentales de la CNRBV. Especialmente como reza el artículo 1 Constitucional:
‘La República Bolivariana de Venezuela es irrevocablemente libre e independiente y fundamenta su patrimonio moral y sus valores de libertad, igualdad, justicia y paz internacional, en la doctrina de Simon Bolívar, el Libertador. Son derechos irrenunciables de la Nación la independencia, la libertad, la soberanía, la inmunidad, la integridad territorial y la autodeterminación nacional’.
 
El artículo 2 Constitucional establece:
‘Venezuela se constituye en un Estado democrático y social de Derecho y de Justicia, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación, la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social: “y, en general”, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político’.
Agregaremos, el artículo 7 de este Título I de la CNRBV, el cual establece:
‘La Constitución es la Norma Suprema y el fundamento del ordenamiento jurídico.
 Todas las personas y los órganos que ejercen el Poder Público están sujetos a esta Constitución’.
Por esas razones, y en áras de coadyuvar en el propósito de crear Conciencia patriotica y  política en el pueblo, insistentemente recomendamos a los venezolanos y venezolanas, estudiar y analizar la CNRBV en su grupo familiar para internalizar su contenido y elevar su nivel de Conciencia.
El solo enunciado de estos principios fundamentales de la CNRBV, anula toda pretención de tutelaje internacional para Venezuela, por parte del imperio y acólitos incluidos los “perritos de alfombra latinoamericanos”.
Para abundar en argumentos para desarmar esa, tan atrevida como ilegal injerncia del imperio y asociados. Debemos referirnos al artículo 322 Constitucional del título VII de La Seguridad de la Nación venezolana, tan descalificada por sesudos pensantes de la IV república quienes sueñan con un retroceso en  la Seguridad de la Nación venezolana.
Dice así el artículo 322:
‘La Seguridad de la Nación es competencia esencial y responsabilidad del Estado, fundamentada en el desarrollo integral de ésta y su defensa es responsabilidad de los venezolanos y venezolanas; también de las personas naturales y jurídicas, tanto de derecho público como de derecho privado, que se encuentre en espacio geográfico nacional’.
Significa éste enunciado, que la seguridad dela Nación es un asunto de todo el pueblo venezolano en ejercicio pleno de la  unión CIVICO-MILITAR.
Algo, que por un lado, nos obliga a defender hasta con nuestra vida a Venezuela, acorazados con los preceptos constitucionales.
 Y, por otro lado, no le gusta a la oposición propia y extraña, que prefiere entenderse con un estamento militar amordazado y  anulado, por una Constitución  a imagen del bodrio constitucional de 1.961
Así que, camaradas, estudien la CNRBV, aprendan, armense de conciencia, valor y enjundia. Salgan a defender la Patria!!!!
¡Independencia y Patria socialista y soberana!!
¡Chávez vive!!!
¡La Patria sigue!!!!
¡Viviremos y venceremos!!!!!
William Castillo Pérez
En este articulo