La gran guerra del imperio euro-gringo contra Russia Today (RT)

VEAN CÓMO LO RESEÑAN DESDE ESPAÑA:

El presidente Vladímir Putin proclamó en 2008 de proyecto «estratégico» la expansión del canal internacional 24 horas Russia Today (RT). Llevaba entonces tres años emitiendo en inglés y uno árabe. En 2009, tendría ya programación en español. Aquella apuesta se justificó en la necesidad de estar presente en el espacio que abarca una lengua tan «importante mundialmente como el español» y por la «simpatía» mutua existente entre el mundo hispano y Rusia.

El servicio en español del canal da trabajo a cerca de 200 profesionales, de los que una treintena son presentadores, corresponsales y reporteros llegados de países como España, Estados Unidos, Argentina, Chile, México y Venezuela. Cuentan también con rusos que dominan perfectamente el español. La cadena tiene corresponsales en Madrid, Buenos Aires, Caracas, Ciudad de México, Miami, Nueva York, La Habana y Washington.

Y es que Putin defiende restablecer la presencia que tenía la URSS en Iberoamérica. Además de Cuba, Venezuela y Nicaragua, Moscú incluye en sus prioridades intensificar las relaciones con países como Argentina, Bolivia o Ecuador. En 2014, el presidente ruso y su entonces homóloga argentina, Cristina Fernández de Kirchner protagonizaron una videoconferencia que sirvió para inaugurar las emisiones de RT en este país del Cono Sur.

El interés hacia España de RT era más limitado teniendo en cuenta las tensas relaciones existentes entre la Unión Europea y Rusia tras la anexión de Crimea y el conflicto en el este de Ucrania. Sin embargo, fue aumentando a medidas que se agravaba la crisis en Cataluña. De hecho, las noticias sobre el principal problema de España en la actualidad acapara gran parte de las noticias del canal y de su web en un claro posicionamiento en favor de los separatistas y resucitando viejos estereotipos sobre el cacareado «autoritarismo franquista».

La misma línea editorial mantiene la web multimedia Spútnik (satélite), surgida en 2014. La dirección del medio, que incluye una emisora con el mismo nombre, reconoció entonces que había llegado el momento de «dirigir otra vez la mirada hacia el mundo hispanohablante» por el enorme «potencial de cooperación» que supone para Rusia.

De Spútnik salió la información sobre una supuesta relación adúltera de Emmanuel Macron con un homosexual durante la campaña electoral francesa. Macron acusó entonces a la agencia rusa y a RT de propagar «falsedades».

Spútnik ha sido también la plataforma de difusión de la conversación telefónica de la semana pasada entre la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, y un «bromista» ruso que se hizo pasar por el ministro de Defensa de Letonia.

En este articulo