Relato de Tulio Febres Cordeo: El Caballo Blanco