EN UNA GUERRA SI TE ATACAN TIENES QUE DEFENDERTE

Por: Carlos Aznárez, Resumen Latinoamericano

Hablar con Luis Britto García es un placer para cualquier comunicador,
ya que es un libro abierto de ideas, críticas, sugerencias y
propuestas enriquecedoras sobre el momento crucial que vive la
Revolución Bolivariana. Escritor, historiador, ensayista y dramaturgo
venezolano, autor de numerosos ensayos y obras teatrales de
trascendencia internacional. Entre otros textos de su pertenencial
está aquel de «Guaicaipuro Cuatemoc cobra la deuda a Europa», que
muchos atribuyen a diversos autores. Pero además de todos estos
conocimientos, Britto es un militante integral revolucionario
dispuesto a poner el cuerpo cada vez que lo convocan. Con él estuvimos
recientemente en Lima en ocasión de la Cumbre de los Pueblos y esto es
lo que nos dijo:

Muy pronto va a haber elecciones en Venezuela, estas son para su país
y para América Latina totalmente estratégicas ¿Cómo ve el panorama en
este sentido? ¿Ves a las fuerzas chavistas con capacidad de ganar y
seguir gobernando con efectividad?

-En Venezuela se ha dado un fenómeno que debe haber interesado mucho a
América Latina. A finales del año pasado hubo una derrota electoral
del poder legislativo que fue reconocida inmediatamente por el
Bolivarianismo, y que no se debió a que la derecha haya aumentado su
caudal de votos, sino a que evidentemente una gran cantidad de
bolivarianos se abstuvieron de ir a votar disgustados por la situación
económica. El caudal electoral de la derecha sólo aumentó un 4%. Esto
envalentonó al sector, pensó que iba a tener el poder de inmediato,
pero esto no fue así y entonces se dieron una serie de procesos
electorales donde el bolivarianismo ha tenido triunfos estruendosos.

Es importante señalar, una vez más, que el sistema electoral de
Venezuela según lo calificó el propio Jimmy Carter, es uno de los más
perfectos del mundo. Añadió que quizás el de Estados Unidos era uno de
los más imperfectos. Son triunfos electorales verdaderos,
inobjetables, las pocas veces que el Bolivianarismo ha sido derrotado,
lo ha reconocido de inmediato. Y de hecho siempre hay un conjunto de
Estados o municipios en los cuales gana la oposición. Ha sido
reconocido, a su vez su victoria en el poder Legislativo, entonces,
las victorias bolivarianas son inobjetables y esclarecedoras porque se
lo acusaba mucho de que es un movimiento clientelar, un movimiento
populista que se sostenía sobre la dádiva, y sigue triunfando en plena
crisis.

-¿Cuánto inciden en el proceso actual la guerra económica?

-Venezuela está hace unos 5 años o más en un proceso muy difícil de
guerra económica y eso provoca que algunas situaciones de
abastecimiento se han hecho muy difíciles, sin embargo el pueblo ha
respondido a la ideología del bolivarianismo. Primero son triunfos
electorales indiscutibles; segundo certifican que el bolivianarismo es
un movimiento ideológico y que su base fundamental no es la
repartición de dádivas, aunque ha tenido logros extraordinarios.
Venezuela pasó a ser un país de desarrollo humano bajo, a ser uno de
desarrollo humano alto.

Posiblemente en las próximas elecciones el bolivarianismo obtenga otro
triunfo, entre otras causas porque la propia derecha tiene una
posición vacilante. Por ejemplo: primero ofreció que iba a convocar al
referendo para ganar de inmediato la presidencia, no pudo hacerlo, y
en vez de pedir la consulta popular -que se ha estado oponiendo a las
mismas- no quiso participar en las constituyentes, de modo que por
segunda vez se abstiene casi totalmente a un proceso electoral y a la
entrega de todo el poder al Bolivarianismo

Actualmente la derecha está dividida; una parte dice que no va a
participar en esas elecciones; Otra parte está participando y uno de
los candidatos más destacados allí, es Henri Falcón. En un cuadro de
confusión y de desmoralización de la derecha es muy probable que se
vuelva a tener otra victoria electoral.

 

–Hay un tema que evidentemente preocupa mucho a la población
venezolana, que es el de la guerra económica: ¿Cuál es la razón por la
que no se pueda frenar este ataque que hacen el imperio y la derecha
local contra la economía venezolana?

-El primer aspecto de la guerra económica está totalmente fuera del
Bolivianarismo y de Venezuela. Se trata del dumping del petróleo, los
hidrocarburos, y la consiguiente baja de los precios. En mi opinión lo
que ha pasado en los últimos años es que grandes potencias
desarrolladas han provocado una sobreventa artificial de hidrocarburos
para que los precios bajen y quebrar a las Industrias de los países no
alineados con ellos.

En ese sentido coincidieron: la entrada en el mercado de la producción
Iraquí que es más de tres millones y medio de barriles diarios, el
retiro de unas sanciones de bloqueo que existían contra Irán que tenía
reservas de hidrocarburos acumulados durante años que entraron
repentinamente al mercado; Por otro lado la producción de Libia: el
grupo de facciones que tiene el poder allí empezó a vender a precios
bajos con el objetivo de comprar armamento; Arabia Saudita colaboró un
poco con esto, sobrevendiendo petróleo, también, a precios irrisibles
porque ellos obtienen los mejores hidrocarburos del mundo y sus costos
de producción son menores que el resto.
Además parece que los gobiernos necesitaban armarse en prevención de
posibles disturbios internos, y entra allí como un elemento muy
importante el salto de Estados Unidos a ser, aunque parezca
contradictorio, la primera productora del mundo de hidrocarburos. Esto
lo ha hecho a través de una inmensa inversión de capital y de esfuerzo
y a costa de la destrucción de su medio ambiente con hidrocarburos de
esquistos.

Entonces una serie de factores coordinados internacionalmente
provocaron una sobreventa de petróleo y el descenso de los precios. El
barril de la cesta venezolana durante los momentos de crisis había
superado los 100 dólares, repentinamente, el año antepasado cerraba a
23 dólares el barril y producirlo costaba alrededor de 18. En
Venezuela el 95% de las divisas que ingresan vienen de la industria
petrolera porque nuestro sector privado tiene muy poca capacidad de
exportación y de importación de divisas, eso desde luego provocó un
golpe en nuestras finanzas.

Este factor está fuera de control nuestro, pero sin embargo la actitud
que se tomó es la correcta; instar a los demás miembros de la OPEP
(Organización de Países Exportadores de Petróleo) a guardar la
disciplina fiscal, a no sobrevender para resistir esta mala época. Fue
así que el precio del petróleo empezó a repuntar. Ya el barril anda en
60 dólares, casi triplica el precio del año antepasado y entonces hay
sustanciales ingresos.

-¿Aparte de el precio del petróleo hubo otros factores que reforzaron
esta guerra económica?

-Sí, otro factor que forma parte de esta guerra económica son las
calificadoras de riesgo. Lamentablemente casi todos los países
necesitan créditos para su desarrollo, entonces tienen que recurrir a
la deuda externa, allí hay un escollo, que son las calificadoras de
riesgo. Ellas determinan que tasas de interés se les cobra a cada
país. Hay países que tienen medio siglo de guerra civil todavía, y sin
embargo las calificadoras de riesgo le atribuyen una tasa del 5%. Por
ejemplo: los intereses de un crédito de capital devienen a esa taza.

Somos un país que en realidad no ha tenido guerra civil, yo creo que
la ultima fue a principio del siglo XX, y nos asignan tasas de riesgo
de 35%, entonces se nos hace el crédito público externo inalcanzable.
Y además cuando lo adquirimos tenemos que pagarlo a tasas casi
confiscatorias, usurarias. Eso es otro de los elementos fuera de
nuestro control. Venezuela siempre ha sido un fiel pagador de la deuda
pública, por lo menos desde 1930 en que el tirano Juan Vicente Gómez,
canceló totalmente la deuda. Entonces, se ha adquirido deuda pero
siempre se la ha pagado puntualmente, sin embargo arbitrariamente
estas empresas nos califican como uno de los más altos riesgo países
cuando no hay guerra civil, donde hay los más grandes recursos de
hidrocarburo contados por país del planeta, y eso es una acción de
agresión económica que tampoco nosotros podemos condicionar.

Siguiendo por la línea de los elementos externos no controlables: se
lanzó una criptomoneda y Estados Unidos acaba de prohibir a los
estadounidenses de usarla. Adicionalmente se habló de sanciones, mal
llamadas sanciones por que no tienen el poder de sancionar a ningún
venezolano y además han ejercido presiones para que se retrasan pagos:
Venezuela tiene fondos en el exterior para pagar importación y por
razones misteriosas da una orden para que se inmovilice un pago, ese
pago tarda meses en salir de modo que es todo un sabotaje coordinado
del exterior.

Hay que señalar lo siguiente: se ha acusado a Venezuela de ser un país
improductivo, parásito, pero produce 88% de los alimentos que consume.
Si es verdad que no produce ciertos insumos como maquinarias complejas
que son necesarios para esa producción, tampoco se producen medicinas.
Entonces allí está la constelación de elementos que están fuera de
control. Hay de verdad una guerra económica, estratégica y diplomática
contra Venezuela.
-Pero es innegable que hay productos que sí se producen y que se
“escapan” diariamente hacia Colombia por la frontera.

-Ahora para los factores que sí están dentro de nuestra posibilidad de
acción: el presidente Maduro ha dicho que el 40% de lo que se produce
o importa se va por la frontera. Tenemos con Colombia una frontera de
unos 2200 km lineales y por allí se va un contrabando de extracción
que seguramente alcanza la magnitud que dice Nicolas Maduro. ¿Por qué?
Los bienes básicos están subsidiados, entonces es un negocio casi
superior al narcotráfico, adquirir bienes subsidiados, desde la
gasolina que es la más barata del mundo, pero también alimentos,
insumos esenciales, pasarlos por la frontera y venderlos
inmediatamente al doble, triple y hasta a diez veces más su valor y
quince veces y veinte veces. Esto es cotidiano.

Estados Unidos con todo su poderío no ha podido controlar la frontera
con México dicen ellos, pero creo en realidad que dejan pasar a los
mexicanos porque les sirven de mano de obra barata.
Es dificultoso controlar esa frontera, tenemos otra extensísima con
Brasil, y otra con Guyana y son todas muy permeables. De todos modos
sí creo que nos corresponde a los propios venezolanos una
responsabilidad en garantizar la no permeabilidad de esa frontera. SI
nosotros dejamos las fronteras filtrables no podemos culpar a los
demás por violar las líneas fronterizas.

-Hay otro elemento que suena a suicidio y que es el de dar a ciertas
empresas dólares a bajo costo…

-Tal cual. El segundo elemento se para sobre toda una serie de
operaciones desafortunadas para mantener la importación de algunos
insumos esenciales. El gobierno venezolano da los llamados dólares
preferenciales: que se trata sobre un dolar que el estado venezolano
ha asignado a las empresas a 1 dolar 10 bolívares, para que puedan
hacer importaciones básicas de productos que no se producen y son
necesarios, como las medicinas, ciertos tipos de maquinarias etc. El
presidente Maduro dijo que se llegaron a dar sesenta mil millones de
dólares a empresas de maletín que hicieron importaciones fantasma.
Esto es gravísimo. Cómo es posible que se les dé esa cantidad de
dinero a empresas y que nadie se preocupe por ver si son empresas
reales.

Ahí hay una investigación y de hecho la fiscalía ha abierto centenares
de causas y ha encarcelado a centenares de personas por manejos y
manipulaciones dolosas. Repito nuevamente, esto también está bajo
nuestra responsabilidad, pero lamentablemente gran parte de estos
dólares preferenciales se les entrega a un oligopolio de más de una
decena de empresas. Se siguen asignando dólares a esos mismos grupos
que los han malversados, que no los han utilizado para las finalidades
para los cuales fueron concedidos.

Entonces es necesario la acción de nuestro ejecutivo para evitar que
continúe esa sangría de los recursos venezolanos, hay que señalar los
siguiente: Alegan las empresas que ellos han encarecido los productos,
que los han retirado, por que el estado no les da dólares
preferenciales, lo cual es enteramente falso. Desde el año 2013 el
estado ha triplicado la cantidad de dólares preferenciales que se les
ha dado a estos oligopolios para la importación y distribución de
bienes y en el caso de la medicina, que es uno de los más sensibles en
ese lapso, se ha cuadruplicado la cantidad de dólares.

¿Qué ocurre entonces? Desde antes que el Bolivarianismo ganara las
elecciones ha habido una guerra del sector económico privado contra el
bolivarianismo, porque primero empezó a tomar medidas sociales, y
después se declaró a partir del año 2004 socialista.

Hay una guerra económica entre el sector privado y el sector público.
El sector privado ha hecho un acaparamiento sistemático de bienes,
para retirarlos de circulación, por ejemplo productos de higiene
personal. El sector venezolano tiene las más altas tasas de consumo en
productos de higiene personal de Latinoamérica. Entonces, escondían
los productos más esenciales de higiene personal para causar molestia
a la población que tiene hábitos de limpieza muy acentuados. Además de
eso empezaron a ocultar ciertos grupos de alimentos, no es que
subieran de precio, sino que los ocultaban, los hacen desaparecer
repentinamente.

En alguna inspección se encontraban galpones con millones de unidades
de huevos que se estaban pudriendo porque simplemente se los sacó de
circulación para crear malestar. Esto ha sucedido con infinidad de
bienes en infinidad de rubros.
Se trata de un plan sistemático de desabastecimiento para crear
incomodidad en la población, y en ese caso me da la impresión que las
autoridades no han respondido con la energía que hubiera sido
necesaria. En una guerra, si el adversario te está golpeando tú tienes
que responder.

Me gusta repetir ahi algo que inventé como fábula, teniendo en cuenta
que Venezuela es un país con un sistema económico mixto: ‘El gallinero
mixto’. Un granjero decide fundar un gallinero, la mitad son gallinas,
la otra son zorros. A la semana los zorros han devorado a las gallinas
y devoran al granjero también. Entonces si tú intentas mantener dos
lógicas, una solidaria, humanista fraternal, y al mismo tiempo, le das
lugar a la lógica explotadora, usurera. Bueno es fácil ver cómo esa
lógica predatoria, sin ningún tipo de valores, o restricción terminará
destruyendo o intentando destruir al socialismo y es lo que está
sucediendo.

-¿Propuestas urgentes para salir de esta situación?

-En ese sentido yo he propuesto, reiteradamente, que el estado asuma
la importación y distribución de bienes básicos, y en última instancia
que asuma la nacionalización de la banca. La banca tiene el papel de
intermediación, en muchísimos casos lo que hace es manejar simplemente
las nóminas de pagos que da el Estado y entonces no cumple su función
y lo que hace es sabotear.

Por ejemplo, y ahí entramos en otra fase; Ha habido una cuestión casi
increíble y es que se ha destruido el valor del signo monetario, los
economistas clásicos dicen que es por que se ha impreso demasiado
papel y entonces el papel perdería su valor porque es dinero
inorgánico, pero esto es falso. En los galopes inflacionarios han
precedido a la impresión de dinero y al aumento de salario. De repente
la inflación crece un 30, 40 50, entonces el estado ordena un
incremento de salario e intenta imprimir más papel pero es para tratar
de alcanzar un proceso ya cumplido.

Los neoliberales dicen que no, que ese proceso obedece a que se elevan
los salarios, obedece a que se imprime más papel, al extremo de que
uno de los elementos contradictorios, implica que a veces no hay papel
moneda suficiente para pagar y cumplir con los compromisos y entonces
nos tenemos que manejar con dinero de plástico, de tarjeta. Aquí entra
otro elemento extraño: cantidades inmensas de billetes pasan la
frontera y son acaparadas en las casa de cambio o en las bancas
extranjeras. Se ha encontrado algunos de los bancos con enorme
depósitos de billetes venezolanos que se negaban a entregar al público
diciendo que no había efectivo circulante. Entonces se va produciendo
en Venezuela la gran paradoja de un país sin circulación monetaria
real, y eso coloca a las circulación monetaria en manos de quien
manejan tarjetas de crédito o débito y los operativos electrónicos
para hacer transferencias con ella etc.

En Paraguay se han descubierto galpones con toneladas de billetes
venezolanos, desde luego no tiene sentido sacar el signo monetario
venezolano al exterior por que es una moneda que se ha ido devaluando,
evidentemente se lo hace con la mala intención de hacer que se quede
sin circulación. Es un gran sabotaje global de gran magnitud, al cual
que se debería responder con medidas sancionatorias extremas. Es decir
se está en una lucha de vida o muerte, no podemos tener dilaciones en
ese tipo de combate.

Aquí se añade otro factor más, que es la tasa de cambio artificial y
esto ha estado presente en todas las hiperinflaciones que ha habido en
América Latina y otros sitios del mundo. En Argentina hubo una
hiperinflación en una cosa llamada dolar blue, habia una pagina que
ofrecía una supuesta cotizacion del dólar y entonces eso fue tumbando
el valor de la moneda argentina. Sucedió en Nicaragua también una
hiperinflación en los tiempos del primer sandinismo.
En todos esos casos ¿Qué ha habido? Un ataque imperial coordinado. ¿Y
por que la publicación de esas tasas falsas de verdad tiene impacto en
la economía? Por que operan en complicidad con un sector económico que
por un lado, quiere derribar al gobierno popular, y por otro lado
encuentra allí una forma especulativa de enriquecerse rápidamente.

Si yo tengo mil dólares y sale una tasa y dice que un dólar cuesta
cien mil bolívares y si la otra semana dice que vale doscientos mil
bolívares, extraordinario, porque yo como comerciante elevo mis
precios, los inflo desmesuradamente, y sobre esas tasas se aseguran
unos niveles de ganancia gigantes, y además estoy saboteando
económicamente a un gobierno que no me es grato. Hay una conspiración
entre los empresarios y esas tasas falsamente asignadas.

¿Cual seria el remedio de eso? Fijar de verdad controles de precios y
hacerlos respetar. Si el sobreprecio, la especulación y el
acaparamiento no son sancionados que es lo más probable que suceda.
Son industrias muy lucrativas, el contrabando de extracción si no es
debidamente sancionado puede provocar tasas de ganancias de mil, dos
mil, veinte mil porciento. Entonces lo más probable es que se siga
ejecutando, en este caso hace falta una acción verdaderamente
decidida, pronta y eficaz del gobierno y eso sí nos corresponde a
nosotros.

Esta es la perspectiva de la llamada guerra económica, y tiene muchas
variantes más pero estos son los lineamientos generales. Hay que
señalar que contra todos los gobiernos progresistas se ha procedido
con este tipo de guerras, se lo hizo contra el Chile de Allende,
contra la Nicaragua del Sandinismo, contra El Salvador, contra
Venezuela, contra Argentina sin la necesidad siquiera de que haya
gobierno progresista. Hubo ataques de este tipo, espirales
inflacionarias inmensas y entonces para señalar la falsedad de eso,
está el hecho de que hace poco, creo que en conjunción con la emisión
del Petro la cotización del dólar bajó pero los precios no bajaron.
Los precios supuestamente dependen de esa falsa cotización del dólar.
El dólar bajó y los precios del mercado siguen subiendo. Es un
fenómeno de especulación concertada y que al no ser sancionada se
repite, se hace
crónico.

En este articulo