REVOLUCIÓN SISMORESISTENTE por Gaspar Velásquez Morillo

 

La revolución socialista bolivariana -tiene desde su irrupción histórica- la marca indeleble, de estar debidamente argumentada, de contar con fundamentos doctrinales, además de expresarse en voz alta, así como de pie, tal como hablan las y los revolucionarios, la revolución socialista bolivariana fue en época del Comandante Supremo Hugo Chávez Frías capaz de pelear en multiniveles simultáneos y resistir en multiniveles simultáneos, pero sobretodo, fue y es capaz de mantener en alto su hidalguía, su dignidad y su razón de ser. Cuál es el enigma de tal nivel de atrevimiento? Cuál es la seguridad y certeza de la que se nutre para mantenerse de pie y por dónde se le provoque?

La revolución socialista bolivariana no ha tenido enemigos pequeños y eso nos enorgullece, porque respondemos con argumentos históricos, sociales y los porcentajes para resarcir las afectaciones del modelo capitalista son irrefutables, son pues, las evidencias de la efectividad y eficacia y la razón histórica que anima e impulsa la revolución socialista bolivariana en su germinal tránsito histórico.

El enigma, la seguridad, la certeza y su encumbramiento a lo alto de la historia mundial contemporánea, no es otro, que el acentuado proceso de pedagogía que despertó darle sentido y continuidad a nuestro hilo histórico y percatarnos de las potencialidades sobre la porción de tierra y de mar donde se yergue nuestro Estado -Nación y la apreciación de que su razón de ser doctrinario es satisfacer las necesidades de la población alcanzando el máximo bienestar social; en cuanto al desarrollo psicológico, realzar el autoestima como pueblo, matematizar la mayor suma de felicidad y ser evaluado como uno de los pueblos más felices del mundo. Hoy en día el pueblo que está en pueblos, barriadas, ciudades y campos, despliega todo su ingenio y creatividad para enfrentar las pérfidas, macabras y malévolas campañas del capitalismo mundial y del Imperialismo, así como las transnacionales y las oligarquías apátridas que no quieren que el pueblo venezolano sea feliz y siga en la oscurana como denunciaba el Padre Cantor, Alí Primera.

Detrás de los enviones y desgarros de la historia reciente, estuvo ese joven militar que fue capaz a temprana edad junto con la juventud militar de comprender, discernir y actuar para redireccionar el curso de la historia venezolana; sin embargo el Imperio, transnacionales y oligarquía apátrida, se ensañan y enconan contra el pueblo que sigue sus ideas, enseñanzas y prédicas. El propósito del Imperio, transnacionales y oligarquía apátrida es que el pueblo siga sumiso, esclavizado, pero el pueblo venezolano despertó porque comprendió después de  muchos intentos de sus vanguardias revolucionarias a lo largo del tiempo, que llegó su hora histórica y protagónica.

Amor con amor se paga. Todo indica que el pueblo se pronunciará -una vez más- a favor de la continuidad del presidente constitucional en la magistratura nacional, por su conducción de victoria en victoria, por mantener la iniciativa política, por mantener en alto las conquistas sociales, por su defensa y ataque de la revolución socialista bolivariana a multinivel; por su fidelidad a su padre mentor Hugo Chávez Frías y por su adherencia a la voluntad popular, porque además, es capaz de hablar de pie ante el mundo por defender las conquistas populares y sostener de pie la concepción dialéctica de preservarnos en el terreno de la paz, porque enunciamos y abogamos por un mundo de paz para la humanidad, desnuclearizando y desactivando todo vestigio de la odiosa pretensión y fundamentación del capitalismo y del Imperialismo.

Nos imponen las guerras porque queremos la paz para la humanidad en armonización con la naturaleza.

Vale acotar en estas circunstancias históricas que hay que votar a favor del candidato Nicolás Maduro, porque en Venezuela el pueblo ha comprendido que el voto es una herramienta antiimperialista.

gasparvelasquez4824@gmail.com              Blog El Mural de Gaspar

@gasparvelasquez                            Facebook / Gaspar Velásquez Morillo

En este articulo